Ahora toca publicar

¿Autopublicación o publicación tradicional?

¡Hola a todos! Hoy me gustaría hablaros de mi experiencia con el tema de la publicación

Imagínate, acabas de terminar tu primera novela y ahora te planteas ¿autopublico o lo intento con las editoriales tradicionales? ¿Qué haces? ¿Cuál es la mejor decisión?

¿Cómo publico?

No sé a vosotros pero a mí, como escritora que no había publicado nunca, esta decisión me llevó tomarla algunas semanas.  La verdad es que no sabía por donde meterle mano a esto de la publicación

En principio pensé que tal vez la publicación tradicional sería lo más correcto. Y probablemente si me hubiera decidido por ella, hubiera tenido una experiencia diferente a la que he tenido y esta entrada sería distinta.  Sin embargo, me decanté por la autopublicación. 

No digo que una sea mejor que otra, más que nada porque no me he adentrado en eso de la publicación tradicional. Pero me suponía un muro muy grande el encontrar editoriales que aceptaran nuevos manuscritos. En cada una de ellas tenía que leer las reglas para poder enviar mi novela. ¡Ojo! Eso es sumamente importante. Algunas piden el manuscrito entero, otras algunos capítulos etc. y tienes que seguir las normas al pie de la letra si quieres que, por lo menos, te tengan en cuenta. 

Como digo, yo ya había hecho mi trabajo de escribir, contratar a una correctora profesional, a una diseñadora gráfica y quería publicar mi novela YA. Estaba preparada. No quería esperar. 

La misma persona que me ayudó con la corrección, me ayudó con la maquetación de mi novela y me sentía lista. Pregunté a otros escritores, investigué mucho y leí muchas entradas de blogs acerca del tema de la publicación de libros. 

Me he decidido por la autopublicación pero…

Al final me decanté por la autopublicación. ¿Por qué? Me pareció más fácil y rápida. No quería esperar meses la respuesta de las editoriales. Según otros escritores expertos, el nivel de rechazo era muy alto, sobre todo si eres un escritor novel. En fin, que me dejé guiar y me decidí por la autopublicación. Además, pensé, yo ya tengo hecha una parte del trabajo de la editorial: mi libro estaba bien editado, bien formateado y bien corregido. No lo había hecho yo sola sino que recurrí a la sabiduría de profesionales que me ayudaron. Sin embargo, no conté con algo importante. Otra parte a la que también se supone que se dedica una editorial: la campaña de marketing y de distribución de la obra. 

Ahora estoy en todo este huracán del marketing digital, organizar mi blog, tener al día las redes sociales y sin una ayuda adicional es muy muy difícil. Os dejo aquí un link a un artículo de MJ, de su blog Simplemente MJ, donde te explica lo que es un asistente virtual y como te puede ayudar con todo esto. Creo que es muy útil para escritores principiantes. 

Una vez que había decidido que quería la autopublicación, tuve la duda si hacerlo sólo en Amazon o incluir mi novela en otras plataformas como:Createspace, Bubok o Lulu.

Volví a investigar, hablar con otros escritores, pedir asesoramiento y me decanté por concentrar mis ventas en un sitio en concreto y no desperdigarlas por ahí. Pero en esto, como en todo, tú decides. 

No he tenido una mala experiencia con la autopublicación, todo lo contrario, y sin duda, es mucho más rápido que la publicación tradicional. Sin embargo, tienes que tener claro que si eliges esta opción estarás solo después de la publicación. Tú eres Juan Palomo “yo me lo guiso y yo me lo como” y tendrás que ponerte las pilas con el marketing y la distribución o buscar ayuda adicional. 

Probablemente pruebe el intentar la publicación tradicional con mis próximas obras. Quiero aprender lo más posible de este mundo pero de momento no me puedo quejar de mi experiencia con la auto publicación. 

Aquí os dejo un artículo de Jaume Vicent de su blog Exentrya, que a mi entender, está muy bien escrito y es muy directo. Creo que os puede ayudar. 

Ahora con toda esta información sois vosotros los que tenéis que decidir. 

Mucha suerte con vuestra elección.

¡Seguimos viéndonos por este espacio virtual!

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER

Procesando…
Gracias

¿Qué portada pongo?

En mi último artículo os hablé de mi experiencia justo después de escribir el primer borrador de mi novela. Hoy me apetecía compartir con vosotros el tema de la elección del título y la portada del libro. 

He leído por ahí que, el lector pontencial solo va a dedicar unos pocos segundos para decidir si una portada de un libro le gusta o no. Yo creo que esa afirmación es absolutamente cierta. Pongamos como ejemplo mi experiencia personal. Me encanta dos tipos de libros principalmente: novelas históricas y novelas negras. 

Si un libro tiene en el título un tema sugerente que implique misterio o palabras tales como: asesinato, secreto, investigación, Egipto o Roma, seguro me va a llamar la atención y voy a coger el libro de la estantería para echarle un vistazo.

Ese hecho en sí, ya supone una prueba superada para el autor del libro que está en mi mano. Si además, el libro tiene una portada con soldados cartagineses, un faraón, o usa colores como el negro y el rojo tan de moda en la novela de misterio, probablemente no lo voy a soltar y me leeré la sinopsis. Otro punto para el autor.

Pues estos mismos conceptos tenemos que incorporarlos a nuestra propia novela. Para eso es esencial saber cuál es nuestro publico objetivo, es decir, las personas que van a leer y estar interesadas en tu obra. Una vez lo tengas claro, esto influirá en el título y la portada que quieras darle a tus lectores. 

Desde mi punto de vista, es difícil que sepamos hacer absolutamente todo y que dominemos el proceso de escribir, la corrección, maquetación del libro, diseño se portada etc… nosotros solos. En mi corta experiencia, yo os recomendaría el que contratéis a un profesional para lo que no sepáis hacer vosotros mismos. Yo lo tuve claro desde el principio. Quería que mi portada fuera acorde al tema que quería tratar, que enganchara, y fuera profesional y eso no iba a poder hacerlo sola. 

Como me ocurrió con la corrección de mi libro, mandé muchos emails y pedí muchos presupuestos. La autopublicación puede salir cara. Al final di con el nombre de toda una profesional en el diseño de portadas @alexiajoques. 

Aquí os dejo el link a su blog por si queries contactarla y ver su trabajo: 

Además de hacer un trabajo impecable, Alexia,  escucha tus ideas y te aporta otras tantas que te abren los ojos a más posibilidades.  

Otro de los temas a tener en cuenta cuando contratas o haces tú mismo tu portada es el banco de imágenes que vas a utilizar. No te empeñes en una foto si no sabes de antemano que puedes conseguir su lisencia. Estos bancos de imágenes son páginas web donde puedes descargar, en algunos casos, y comprar en la mayoría imágenes para poder usarlas comercialmente. Es decir, en tu portada. 

Abre tu mente, porque vas a ver fotos y vas a tener ideas que no puedas usar por no tener la lisencia. Ahí entra el diseñador profesional que puede orientarte y aconsejarte. 

Aquí os dejo un artículo sencillo de @olelibros sobre como buscar las imágenes de portada de tu libro, corto y recomendable para una primera toma de contacto con este tema, aunque yo añadiría otros buscadores como: iStock, Adobe Stock o Pixabay entre otros. 

Espero que la información te haya sido de utilidad. Si quieres suscríbete y nos vemos en las próximas entradas. 

Ya sabes, si quieres contactar conmigo, solo tienes que mandarme un correo.

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER

Procesando…
Gracias

¿Qué hacer cuando terminas el borrador de tu novela?

Me llamo Rosa Moreno Matellanes y soy escritora novel. Desde que terminé el borrador de mi, hasta ahora, única novela, la vida me ha cambiado en 360%.

Hace ya algunos años decidí lanzarme a la aventura de escribir. Siempre me había gustado leer, y me rondaba por la cabeza la idea de plasmar en papel lo que quería contar pero, me auto convencí de que eso no iba a ser posible. 

Cada vez que pasaba por las estanterías de bibliotecas y librerías me decía a mí misma que me encantaría que mis libros estuvieran allí, entre todos aquellos.  Pero yo misma me detenía. ¿Qué era lo que me frenaba? Pues, el hecho de que:

·      No había escrito de manera profesional en la vida

·      No había asistido a ningún curso de literatura

·      No sabía nada de este mundillo

·      No creía que pudiera estar a la altura de redactar un buen libor o de contar una historia interesante

Podría seguir enumerando cosas por las que yo no creía posible escribir. Sin embargo, prefiero quedarme con lo que sí me impulsó para hacerlo. Un día, alguien que conocía y que no tenía formación literaria, decidió escribir un libro. No era una novela y tampoco era un libro muy largo, pero ella se lanzó y lo hizo. Ese hecho, me hizo pensar que si todo lo que me estaba diciendo a mí misma sobre no poder escribir eran motivos ciertos o simples excusas. 

Escribir, escribir, escribir…

Le di muchas vueltas a la cabeza, pero un tarde, cogí boli y cuaderno y me puse a escribir . Así es, me puse a escribir sin más, tumbada en la cama a la hora de la siesta. Ese día cambié mi lectura de sobremesa por la escritura. Desde entonces las combino porque yo, al igual que muchos de vosotros, no puedo vivir sin leer. 

En fin, seguí escribiendo en medio del caos que era mi vida en esos años en los que no sólo me mudé de ciudad y de país, sino también de continente.  Las palabras que salían de mi cabeza y de mi corazón fueron un bálsamo para esos momentos difíciles. Seguí tecleandoinvestigandodocumentándome y así después de unos años (ya que al principio no escribía a tiempo completo y tenía otro trabajo y miles de cosas en la cabeza), terminé el borrador de mi primera novela en medio de una pandemia en abril del 2020.

Estaba pletórica, alucinada de que YO hubiera podido terminar una novela. Error, para nada estaba terminada. Pero, bueno, yo pensaba que sí en ese momento (dejadme ese instante de gloria). 

Me lancé a internet para leer sobre que tenía que hacer para seguir con el proceso y me topé con cientos de blogs, links, consejos, guías que me volvieron loca. Es verdad, que mucha de la información que obtuve fue muy interesante y me ayudó mucho pero era abrumador ver todo lo que había ahí fuera y todo lo que yo tenía aún que aprender y por hacer…

No has terminado. Toca corregir

Me armé de valor e intenté, en la medida de mis posibilidades, discernir entre lo que me resultaba más útil, atrayente y accesible para mí.  Y antes de decidirme a dar ningún otro paso entendí que tenía que corregir mi novela. La imprimí en papel y me preparé con un bolígrafo rojo. ¡Madre mía! casi cuatrocientas páginas que tenía que volver a releer. Reescribí algunas partes, no os creáis, pero tampoco me atrevía a cambiarle muchas cosas. Revisé ortografía, errores de sintaxis etc. pero yo no soy filóloga sino historiadora así que tenía claro que debía pedir ayuda. 

Os dejo aquí el link a un artículo del blog de Celia Ariascómo corregir una novela.   Tal vez os queráis pasar y echarle un vistazo.  A mí me resultó de utilidad. 

Me enfoqué en blogs de personas, más expertas que yo, y que podían ayudarme en el proceso de la corrección y decidí que necesitaba un corrector profesional. Incluso aprendí que había varios tipos de correcciones, la de estilo y la ortotipográfica principalmente.

Pedí muchos presupuestos y, tuve que hacer muchas cuentas, a ver si podía pagarme un corrector profesional pero ¡gracias a Dios!, el universo puso en mi camino el blog de Abril Camino.  Allí, Abril mencionaba a Érika Gael y me puse en contacto con ella. Pero el destino quiso que Erika, estuviera muy ocupada en ese momento y no pudiera ayudarme tan pronto como yo quería. Volví al blog de Abril y me encantó su frescura, su manera de comunicar, sus consejos y decidí que le escribiría. Ella ha sido el ángel de la guarda que me ha guiado. Además de corregir mi novela (por un precio bastante razonable) y hacer un trabajo excelente, Abril no me ha soltado de la mano. Siempre está ahí para contestar mis preguntas y compartir su sabiduría sin pedir nada a cambio. 

En otra entrada os hablaré de la corrección profesional. Ahora, os invito a que os lancéis a ver otros blogs, preguntad y pedid ayuda. Seguro que vais a encontrar a mucha gente ahí fuera dispuesta a echaros una mano con sus servicios o simplemente contestando vuestras preguntas. 

En este blog seguiré contando mis experiencias y mis hallazgos y los compartiré con vosotros por si os pueden servir de algo.

Si tenéis comentarios o preguntas os invito a que os suscribáis y que compartáis conmigo vuestra experiencia. 

¡Nos leemos por este mundo virtual!

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER

Procesando…
Gracias